SER UNA PRINCESA NO ES FACIL

CONOCE DIEZ FORMAS SALUDABLES PARA BAJAR DE PESO

  1. Añadir cereales a la comida

    Las leguminosas tienen muchas proteínas y además dejan de lado el estreñimiento. Cuentan con fibras e hidratos de carbono complejos, es decir, los positivos. Permiten una mejor limpieza del intestino y estabilizan los niveles de glucosa en sangre. Ir añadiendo de a poco frijoles, guisantes, arvejas, centeno, lino, avena, entre otros, es muy bueno para adelgazar.
  2. Evitar colorantes y conservantes

    Los alimentos que contienen estos aditivos son nocivos. Evitar comer todo aquello que en sus ingredientes haya compuestos que no se puedan ni leer y todo lo que tenga números o siglas extrañas. Estos no ayudan en el funcionamiento del cuerpo y a su vez, traen graves consecuencias a futuro, si se los consume a diario.
  3. Evitar las grasas

    Por ejemplo, la margarina, que muchos creen que es mejor que la manteca. Todos los alimentos que contengan grasas hidrogenadas son tóxicos y no ayudan en el trabajo del hígado. Además, traen como consecuencia el exceso de peso, porque requieren de mucha energía para ser digeridos. Por su parte, las grasas trans se asocian a otros problemas de salud tales como hipertensión, colesterol, diabetes, entre otras.
  4. Hacer ejercicio

    Todos los días se debe practicar algún deporte, salir a caminar, andar en bicicleta, bailar o por lo menos subir 100 escalones. Veinte minutos de ejercicio diario ayuda a que la circulación sea más fluida, que aumente la energía y sobre todo, que se quemen grasa. Si hace mucho frío como para salir, no hay excusas, ya que limpiar la casa permite consumir calorías. Otra opción es la bicicleta fija o las clases de aeróbica en la sala.
  5. Evitar los dulces

    Galletas, golosinas, edulcorantes sintéticos, productos de pastelería y panadería, etc. En su lugar, elegir las frutas y siempre endulzar las infusiones con stevia, una hierba más dulce que el azúcar y menos maligna para el organismo. Otra de las opciones es la miel, aunque se debe tener cuidado con ella porque su exceso trae complicaciones en diabéticos y quiénes están buscando bajar de peso.
  6. Ingerir bocadillos

    Una pequeña ingesta cada dos horas sirve para estabilizar el azúcar en sangre, por ejemplo. Tene cuidado de que sea un alimento sano, como ser una fruta o una barrita de cereal. Si no se ingiere nada por un largo período (un error común entre los que hacen dieta), los desniveles del azúcar producen agotamiento de la energía, aumento de peso, disminución del sistema inmunológico y eleva las ganas de comer sustancias nocivas para la salud.
  7. Comer ensaladas

    Con varios ingredientes saludables, tanto en el almuerzo como en la cena. Es cierto que no es tan saciante como otros alimentos, sin embargo, se puede utilizar la imaginación para combinar con pollo o pescado, que no hacen tan mal como la carne roja. Se recomiendan las ensaladas “verdes”, con lechuga, espinaca, apio, pepino, aguacate y coles. Para condimentar, aceite de oliva y sal marina.
  8. Comer frutas en ayunas

    Estos super alimentos mantienen limpio el sistema linfático y permiten que trabaje correctamente. Este sistema es el encargado de limpiar las toxinas y las grasas que hay en el cuerpo, y a su vez sus consecuencias, tales como inflamación, dolor y celulitis. Antes de tomar el desayuno, come una fruta cruda como ser manzana, durazno o naranja. Además de saciar el hambre, ofrece sus nutrientes y sus ventajas.
  9. Tomar suplementos nutricionales

    Mejor si son naturales, incorporando cada vez más frutas y verduras a la dieta diaria. Lo que no debe faltar son las vitaminas del complejo B y C, que se agotan más fácilmente por el estrés, el consumo de grasas o la ingesta de alcohol. Dentro del grupo de vitamina B se encuentran en la leche, el pescado, el pan integral, los cereales, los huevos, la carne, el pepino y la zanahoria. Las del complejo C, en cítricos (naranja, limón, pomelo), col, brócoli, pimiento rojo y espinacas.
  10. Beber mucha agua

    Esta es la “receta magistral” para adelgazar y a su vez estar hidratada para que todos los órganos del cuerpo funcionen como se debe. Si bien es cierto que durante los meses de frío no suele tenerse mucha sed, igualmente hay que obligar al organismo a nutrirse de este líquido tan preciado. No hay excusas: dos litros por día para remover las grasas y eliminar toxinas.