"TU VIDA TAMBIÉN CUENTA"

TESTIMONIOS

Acontinuacion daremos a conocer testimonios de personas que pasaron por esta situacion.

Domingo, Mayo 20, 2012 | Autor: Diana Isabella Sánchez y Luiyith Melo García

El año pasado, Milena y Catalina recibieron una propuesta que les cambiaría la vida: viajar desde Buenaventura (Valle) a Buenos Aires (Argentina) para trabajar como meseras en un restaurante que ofrecía muy buen salario.

Las mujeres, de 17 y 22 años, aceptaron la propuesta y en abril de ese año emprendieron el viaje. Salieron del Puerto hacia Cali y de ahí fueron a Pereira donde abordaron el avión que las llevaría al país gaucho. Sin embargo, aterrizaron en Chile.

Una vez allá, quien las recibió les explicó que en lugar de tomar pedidos en un restaurante, como les habían prometido, tendrían que atender clientes en un prostíbulo. Eso no era lo que ellas buscaban. Sus vidas empezaron a tomar un giro inesperado.

Milena y Catalina fueron obligadas a prestar servicios sexuales en un establecimiento al sur de Chile. No podían salir, ni mucho menos llamar a sus familiares para alertarlos sobre su situación. No podían pedir ayuda.

Sin embargo, la suerte estuvo de su lado. Una semana después de su llegada, sus compañeras de cautiverio, quince mujeres colombianas que habían caído en la misma trampa, les ayudaron a escapar, con la condición de buscar auxilio también para ellas.

Lo primero que hicieron las dos mujeres fue llamar a sus familiares en Colombia para que acudieran a las autoridades y las repatriaran.

“La tía de una de ellas hizo la denuncia ante el Comité Interinstitucional de Trata de Personas. De inmediato el caso pasó a la Personería de Buenaventura y a los pocos días las trajeron”, cuenta Valentina Cortés, profesional de apoyo en la oficina de Mujer y Género de la Secretaría de Convivencia de Buenaventura, quien para la época en que ocurrieron estos hechos era parte de la entidad que recibió la denuncia.

La suerte de las 15 compañeras que se quedaron en un prostíbulo de Chile se ignora, pues el caso fue remitido a la Fiscalía 21 del Puerto y todavía se encuentra en la etapa de investigación.

“Lo último que supe es que la tratante, es decir, la persona encargada de coordinar esta red de tráfico desde Buenaventura hacia Chile, fue capturada por las autoridades; era una mujer a la que le decían ‘La Mona’”, cuenta Valentina.

Pese a los relativos resultados logrados por las autoridades para detectar rutas e identificar responsables, los tratantes de blancas siguen tendiendo sus redes.

Carolina López, oficial del programa de lucha contra la trata de personas de la Organización Internacional para las Migraciones, OIM, dice que entre los años 2000 y 2012 esta entidad registró 76 casos de víctimas de tráfico sexual en el Valle del Cauca. Pero pudieron ser cientos o miles. Los municipios más afectados por este delito son Cali (21), Buenaventura (16), Buga (9) y Cartago (6).

Acontinuacion podran observar un testimonio de una joven llamada Esmeralda ella fue raptada y obligada a aser trabajos forsoso: