CONSEJOS SUPER EXITOSOS

Adminsitra tu tiempo.
Crea un horario semanal y dedica una cierta cantidad de tiempo al día a estudiar.
Esto también te permitirá mejorar tus calificaciones.
Esa cantidad de tiempo variará dependiendo de si estudias en la preparatoria o en la universidad y también varía según la rama de estudio.
Asegúrate de respetar tu horario y de hacerlo realista. No olvides programar todo, desde el tiempo para comer, vestirte y transportarte hasta las horas de clase y de laboratorio.

Encuentra tu ritmo.
Determina la velocidad de estudio más conveniente para ti y ajústala de acuerdo a tus necesidades.
Algunos conceptos o clases te serán más fáciles de aprender, de modo que puedes estudiarlos con mayor rapidez.

Hay otros temas que podrían necesitar el doble de tiempo.
Tómate el tiempo que necesites y estudia a un ritmo que te parezca cómodo.
Si estudias con más lentitud, recuerda que necesitarás más tiempo para estudiar.

Duerme bien. Reserva el tiempo suficiente en tu horario para dormir bien.
Duerme bien durante la noche y podrás aprovechar al máximo tus horas de estudio. Esto es importante a medida que se acerca el examen y lo es aún más junto antes de darlo.
Los estudios han revelado que dormir afecta de manera positiva el rendimiento en las pruebas al mejorar la memoria y la atención. Quedarte despierto toda la noche estudiando puede parecer una buena idea, pero olvídate de toda esa sesión de estudio acelerado.

Si estudias durante las semanas, no necesitarás hacerlo de manera apresurada a último momento.
Dormir bien te permitirá tener un mejor rendimiento académico.
Si te falta un poco de sueño a pesar de hacer tu mejor esfuerzo, toma una siesta corta antes de estudiar. Limítala a unos 15 o 30 minutos. Al despertarte, realiza un poco de actividad física (como lo harías durante un descanso) justo antes de empezar con la sesión de estudio.

Despeja tu mente.
Si tienes muchas cosas en las que pensar, tómate un momento para escribirte algunas notas acerca de lo que piensas y cómo te sientes antes de empezar a estudiar.
Esto te ayudará a despejar tu mente y a concentrar todos tus pensamientos en tu trabajo.

No pienses en nada trata de olvidar tus problemas se que es muy dificil pero debes hacer el esfuerzo yo se que tu puedes tengo confianza en ti cree en tu potencial.

Aleja todas las distracciones electrónicas.
Una de las peores distracciones para el estudio son los dispositivos electrónicos.
Ellos están conectados a las redes sociales, recibes mensajes de texto a través de tu teléfono y tu laptop está conectada a Internet.
Silencia tu teléfono celular y guárdalo en tu mochila para que no te distraiga si alguien te llama o te envía un mensaje de texto.

Si puedes, no abras tu laptop o la conectes a Internet.
Si te distraes con facilidad a causa de las redes sociales como YouTube, Facebook u otras, descarga una de las aplicaciones para bloquear instantáneamente algunos de los sitios que te distraigan en tu computadora.
Cuando hayas terminado de estudiar, podrás desbloquear el acceso a ellos.

Busca un buen lugar para estudiar.
Obtén el control de tu lugar de estudio.
Debes sentirte cómodo para que estudiar sea una actividad más agradable.
Si no te gusta estar sentado en una mesa de la biblioteca, busca un lugar mucho más agradable como tu sofá o tu silla Sacco. Ponte ropa confortable para estudiar, como por ejemplo, un suéter cómodo o unos pantalones de yoga.
El lugar donde estudies deberá estar libre de distracciones y relativamente en silencio.

No elijas un lugar tan cómodo que corras el riesgo de quedarte dormido. Deberás estar cómodo, no listo para quedarte dormido. Si estás cansado, una cama no será un lugar muy adecuado.
El tráfico fuera de tu ventana y las conversaciones tranquilas de la biblioteca son un ruido blanco aceptable, pero los hermanos fastidiosos y la música a todo volumen en la habitación de al lado no lo son.
Es posible que quieras ir a un lugar alejado de las personas que puedan representar una distracción.

Elige cuidadosamente una música de fondo.
Algunas personas prefieren estudiar en silencio mientras que a otras les gusta escuchar música de fondo.
La música puede ser beneficiosa para tu sesión de estudios, ya que te ayuda a estar calmado, eleva tu estado de ánimo y te motiva. Si escuchas música, opta por la instrumental; es decir, la que no tiene letra, como es el caso de la música clásica, las bandas sonoras, el trance o la música barroca.

Si no te distrae, escucha música cantada con la que estés familiarizado. Evita todo lo que interrumpa tus estudios.
Podrías escuchar música rock cantada pero no escuches pop.
Averigua lo que funciona mejor para ti.
Asegúrate de mantener la música en un volumen moderado a bajo. La música alta puede distraerte mientras que la que está a un volumen bajo puede ayudarte a estudiar.
Evita escuchar radio. Los comerciales y la voz del DJ pueden interrumpir tu sesión de estudio.

Escucha sonidos de fondo.
Los sonidos de fondo pueden ayudarte a “entrar en ritmo” y concentrarte en tus estudios sin distraerte.
Los sonidos naturales como los de cascadas, lluvia, truenos y selváticos pueden darte el suficiente ruido blanco para mantenerte concentrado y bloquear los demás sonidos.
Existen muchos sitios web donde puedes encontrar estos tipos de sonidos, entre los que se encuentran YouTube.

Aunque no lo creas este consejo te servira mucho solo pruebalo si tienes tu duda sobre ello y creo que te vas a sorprender al igual que tu yo no lo creia pero com o dice el dicho ver para creer.

Mantén la televisión apagada.
Por lo general, tener la televisión encendida mientras estudias es una mala idea.
Puede distraerte mucho y atraer tu atención hacia los programas o películas en lugar de hacia el libro. Además, las voces pueden distraerte en gran medida porque compromete el centro de lenguaje de tu cerebro.

Aunque no lo creas la televisión es una gran distraccion y no deja al macenar nada en el subconsciente es como si tu disco duro estuviera gravandose rallado.
Te recomiendo no veas tele mientras hces los deberes.

Come algunos bocadillos de manera prudente.
Mientras estudias, come alimentos sanos y nutritivos en lugar de aquellos llenos de azúcar y grasa. Opta por los alimentos que te proporcionen energía tales como las frutas o por aquellos que te hagan sentir lleno, como las verduras y los frutos secos.
Si necesitas algo dulce, come chocolate negro. Bebe agua para mantenerte hidratado y té en caso de que necesites un poco de cafeína.

Evita los alimentos que tengan un alto contenido de azúcar y carbohidratos, como los fideos instantáneos, las papas fritas y los dulces. No tomes bebidas energéticas y refrescos azucarados, pues contienen grandes cantidades de azúcar, el cual te hará colapsar. Si bebes café, no tomes bebidas con un alto contenido de azúcar.
Ten algunos bocadillos preparados cuando comiences a estudiar para que no te dé hambre y termines buscando comida.