LA ENFERMEDAD DE MAÑANA

Más información

Tenemos tecnologías a nuestro alcance las 24 horas del día: televisión, teléfono, ordenador, Internet, videojuegos… ¿Cómo prevenir la adicción de los jóvenes a las tecnologías? Publicidad En primer lugar, limitando el tiempo de uso. Dentro del calendario de rutinas y actividades semanales que tiene tu hijo, determina qué momento tiene permitido jugar con sus videojuegos, por ejemplo. Sé muy estricto a la hora de cumplir la norma y mantener tu autoridad.

El cerebro de los adolescentes está cambiando por el abuso de las nuevas tecnologias

Tabletas, consolas y smartphones están cambiando el cerebro de los jóvenes. Las nuevas tecnologías y el uso intensivo de éstas por parte de los adolescentes está provocando que se activen nuevas zonas del cerebro en detrimento de otras en las que residen la memoria o la capacidad organizativa. El uso de estas nuevas herramientas genera diversos comportamientos patológicos en este grupo de edad, que abarca desde los 14 a los 21 años, como el acoso escolar, la violencia o la falta de conciencia sobre la confidencialidad de los datos personales.

La aparición y progresivo auge de las nuevas tecnologías ha ido paralelo al surgimiento de una nueva expresión de un viejo fenómeno : La Adicción. Telefonía móvil, videojuegos, ordenador, Internet, chats, etc...conforman aparentemente el origen del problema. L. es una adolescente de 15 años que dedicaba un promedio de acceso a Internet de más de 8 horas diarias. La niña, en un proceso paulatino pero implacable, había terminado por negarse a seguir asistiendo a la escuela, e incluso renunciaba a salir con sus amigas. Cuando sus padres la trajeron a consulta su patrón horario había cambiado. L. dormía durante el día y la noche se la pasaba conectada a la red (chat). Lo más significativo : Su renuncia total a cualquier otro tipo de actividad.

Aspectos positivos de los videojuegos

Existen varios aspectos positivos en el uso de las tecnologías, la adicción es un caso de mal uso. Es a los padres a quienes corresponde atender esta nueva demanda de los adolescentes, no negarse al uso, no desconocer su uso, sino jugar con y enseñar a postponer una satisfacción inmediata en beneficio de la educación. Nada fácil tarea, pero imprescindible