YO SOY TU REFLEJO

La expresión "Maltrato Infantil" fue introducida y propuesta por el Dr. Henry C. Kempe, en el Simposio de la Academia Americana de Pediatría con el nombre de "Síndrome del Niño Golpeado". El concepto tipifica a niños, niñas y adolescentes que alguna vez han experimentado daño físico y/o daño psíquico, abuso sexual o privación de cuidados básicos de forma no accidental por parte de sus progenitores o personas responsables de su cuidado y que amenazan el desarrollo normal tanto físico como emocional del menor. Esta definición supone el uso de la violencia en forma intencionada, habitual u ocasionalmente, de aIta frecuencia y de alta intensidad y dirigida no accidentalmente a lesionar o destruir al menor. Empero, el maltrato infantil no sólo incluye agresiones físicas, sino también actos lesivos, verbales y de privación afectiva que determinan traumas psicológicos que alteran el normal desarrollo psicosocial del menor. Por ello, definir y conceptualizar el maltrato infantil resulta dificultoso porque se incluyen conductas y percepciones que caen al interior del complejo campo de las relaciones sociales e individuales que deberían ser de afecto, respecto y bienestar. En relación al maltrato infantil en Bolivia, un estudio realizado por la Dirección General de la Niñez y la Adolescencia, revela que a nivel nacional, 7 de cada 1O menores son maltratados físicamente en sus hogares y 8 de cada 1O en la escuela y el ámbito laboral9. Asimismo, informa que diariamente se producen al menos 100 agresiones y/o abusos sexuales en los ámbitos familiar, escolar y laboral10. A pesar de los esfuerzos de las políticas públicas y las estrategias implementadas, la prevalencia del maltrato infantil sigue siendo alta y tiende a incrementarse, a tal punto que por el número de víctimas y las graves lesiones que provoca se la llega a considerar como un problema de salud pública.

Las consecuencias más frecuentes que podemos encontrar son Aislamiento social.Agresividad. Consumo de alcohol abusivo, dependencia.Desórdenes de la conducta alimentaria. Ansiedad. Problemas de aprendizaje. Disminución de la atención. Baja autoestima. Disminución en la capacidad de concentración. Cambios de conducta. Conductas alteradas. Conductas destructivas. Conductas delictivas. Depresión. Desobediencia.Problemas con las drogas. Desajustes emocionales. Escolarización: bajo rendimiento, bajas expectativas escolares, absentismo. Estrés postraumático. Hiperactividad. Hostilidad, agresividad. Cambios de humor bruscos. Impulsividad. Miedo a la relación con las personas. Socialización (problemas de relación con iguales, de apego, de amistad, de cariño, de. Alteraciones del sueño. Sexualidad: conductas sexuales anormales, conductas sexuales agresivas. Suicidio , autolesiones.

El estudio logró identificar que en Bolivia los trabajos peligrosos en los que participan los niños en el afán de generar recursos económicos son 23: 11 según su naturaleza y 12 según su condición. Entre los trabajos peligros por su naturaleza o rubros se identificó; a la zafra de caña, de castaña, la minería, pesca, ladrillería, venta de bebidas alcohólicas, recolección de basura, limpieza de hospitales, servicios de protección y seguridad, trabajadoras del hogar y voceadores del transporte. En tanto según su condición, se identificó; la situación de peón de labores agrícolas, cría ganado, trabajo forestal, vendedor en horarios nocturnos, modelo de pasarela, trabajadoras del hogar, asistente de baños, picapedrero, operador de amplificación, carpintero, albañil y cuidador de carros. En el año 2010, en el marco de la Conferencia Mundial sobre trabajo infantil de La Haya, Bolivia suscribió la Hoja de Ruta para la eliminación de las peores formas del trabajo infantil para el 2016, por constituirse éstas en un obstáculo para el desarrollo de la niñez y la adolescencia, y para el desarrollo en general de las sociedades. Toda la comunidad internacional reunida adoptó ese compromiso, señala el informe.