¿ A DÓNDE TE DIRIGES DAÑANDO A LOS DEMÁS?

FEMICIDIOS: EL DRAMA DE LAS MUJERES ASESINADAS

Fue la noche del jueves 9 de este mes, en la esquina de Macacha Güemes y Alicia Moreau de Justo. Agustina Salinas, de 26 años, y su novio, Marcos Álvarez, de 28, comenzaron a pelear en un bar.

La discusión comenzó a tornarse violenta y salieron del local. Él la amenazó y ella comenzó a correr y a gritar pidiendo auxilio, pero él la alcanzó y le clavó un cuchillo tipo Tramontina en el cuello. La joven, una médica que recién había completado una residencia en pediatría, cayó muerta cerca de las vías del tren. Se desangró, poco a poco, ante la mirada de varios peatones que no podían creer lo que veían.
La Prefectura fue alertada y uno de sus efectivos comenzó seguir al agresor, que se resistió y recibió dos balazos: uno en el muslo -tras el cual siguió acuchillando a su novia- y otro en la ingle. Fue capturado y trasladado de urgencia al hospital Argerich, donde murió dos días después, cuando era operado.
Daiana García. Tenía 19 años; el 13 de marzo salió de su casa, en La Paternal, a buscar trabajo; su cadáver apareció en Llavallol.
Las luces de neón proyectaban un cono de luz sobre el ingreso al hotel Paraíso. Era una noche pesada en el sur del con urbano, y dentro del motel Zuñida no entendía por qué su pareja estaba tan nerviosa y no podía tener una erección. Hasta que él se lo confesó: "Me mandé una gran cagada: maté a esa vieja de mierda porque te quería presentar a un tipo, y vos sos mía. ¿Entendiste? Y

"no vas a salir con nadie más que yo"

.

La mujer asesinada

era Teresa Quiroga, de 65 años, una peluquera que vivía en Transradio, localidad del partido de Esteban Echeverría, y que ante el maltrato que recibía su amiga Zuñida le había prometido que le presentaría "un buen chico", "un candidato" que la alejara de su pareja de entonces, un remisero violento que solía maltratarla.
Esa cita nunca se concretó. Quiroga fue sorprendida en su peluquería: la golpearon con vehemencia y luego la apuñalaron dos veces en el pecho, cerca del corazón; murió al instante. La policía fue alertada por un vecino que encontró el cuerpo desangrado, en medio de la peluquería, y vio cómo huían dos personas. Horas más tarde los investigadores le tomaron declaración a Zuñida y ella contó cómo su novio le había confesado el crimen en el hotel Paraíso.
El caso sucedió el 10 de abril del año pasado y es uno de los 277 feminicidios que ocurrieron en todo el país durante 2014 . "Las cifras siguen siendo alarmantes: cada 30 horas una mujer muere en el país víctima de la violencia de género . Los crímenes son cada vez más violentos y a las mujeres se las sigue matando pese a que muchos hechos de violencia son denunciados y hay restricciones judiciales", dijo a LA NACION Fabiana Túñez, directora ejecutiva de la asociación civil La Casa del Encuentro.
Esta ONG es una de las pocas entidades que en la Argentina vienen siguiendo los casos de violencia de género y que confeccionan estadísticas. Su último estudio reveló que de los 277 feminicidios que se registraron el año pasado hubo 39 casos en los que las víctimas habían denunciado violencia de género. Eso significa que tres de cada 20 feminicidios podrían haber sido evitados si las víctimas hubiesen recibido la protección necesaria por parte del Estado.
"Los feminicidios se multiplican y la violencia contra la mujer aumenta porque falta conciencia en la sociedad. No hay estadísticas oficiales y sin eso no se puede aplicar ningún plan de prevención. Hay que contar lo que pasa y permitir que se genere un debate en torno al tema. Que en las escuelas se pueda dictar educación sexual sin ningún prejuicio", dijo a LA NACION Verónica Catinari, integrante de la ONG Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumala).
La Defensoría General de la Nación también difundió un estudio que precisa que durante 2014 se recibieron 2725 consultas; un tercio de ellas fue por violencia de género. De esa cantidad, en 763 oportunidades se brindó patrocinio jurídico.
" ""Los feminicidios se multiplican y la violencia contra la mujer aumenta porque falta conciencia en la sociedad", dijo a LA NACION Verónica Catinari, integrante de Mumala "
"Surge de las denuncias que más de la mitad de los agresores tenían comportamientos violentos fuera del hogar, y tres de cada diez denunciantes refirieron que registraban antecedentes de violencia en relaciones previas. En la mitad de los casos las consultantes señalaron que sus agresores sufren de algún tipo de adicción, asociada en general al alcohol, las drogas o ambas", detalla el informe de la Defensoría.
Si bien los datos difundidos por La Casa del Encuentro no incluyen los crímenes ocurridos este año, extraoficialmente se sabe que ya son más de 20 las mujeres asesinadas durante lo que va de 2015. Uno de los últimos casos ocurrió en pleno Puerto Madero.

HISTORIAS DE FEMINICIDIO QUE NO SE PUEDEN OLVIDAR


Publicado por Gabriela Buada el 18 de Marzo de 2015 a las 3:58pm
En el año 2001 los medios de comunicación venezolanos mostraron la historia de una mujer que estuvo sometida a las más crueles prácticas de tortura física y psicológica, y aunque pasaron más de 10 años de esa terrible noticia, ella continúa buscando justicia en instancias internacionales.
Según cifras de la ONU, algunas féminas que habitan en zonas rurales de países latinoamericanos, piensan que la conducta sumisa ante sus compañeros sentimentales es aceptable, y que el hecho de sentir cualquier tipo de dolor durante la relación de pareja, podría ser interpretado por la propia víctima como un gesto de amor del hombre hacia ellas. Nunca imaginan que el silencio ante actos violentos en sus relaciones, podría terminar con su propia muerte, y pareciera que en la actualidad, hablar de estos lamentables hechos, pudiera ser “algo normal” en Latinoamérica.

El Feminicidio debe ser atacado con la denuncia.

El Estado debe proteger a las víctimas desde el primer momento de la denuncia, ya que sus vidas se encuentran en mayor riesgo frente a los agresores. Cualquier hecho de violencia debe ser repudiado por las sociedades, y los investigadores de crímenes de mujeres, confirman que estos casos suelen presentarse en lugares donde se hace visible el machismo y la misoginia, algunas veces instalados en las mismas instituciones, con la finalidad de que reine la impunidad, desvaloricen las denuncias, y no se les de la debida importancia.

ROSTROS QUE YA NO SON LOS MISMOS


Linda Loaiza López, un caso que impactó la mente de los venezolanos, y aunque los medios resaltaron el dolor que vivió, muchas personas, luego de 10 años, desean borrar las crueles imágenes de las lesiones reflejadas en la cara y otras partes del cuerpo de esta mujer.
La alarmante noticia de la joven que estuvo retenida durante varios meses por su compañero sentimental, dio la vuelta al mundo entero. Los medios de comunicación no dejaron de publicar detalles de la investigación que mencionaban cada momento de terror, maltrato y vejación. Hasta en medios impresos se publicaron resultados de exámenes médicos que arrojaban actos salvajemente violentos en su contra.
Hoy, Linda busca justicia en instancias internacionales, agradece que sobrevivió y llama a todas las mujeres víctimas a denunciar.
La historia del “Inca” Valero, podría ser recordada rápidamente, ya que en varias oportunidades, se conocieron incidentes de violencia doméstica en los que el deportista fue protagonista. Las denuncias relucieron una y otra vez en la prensa. “El Inca” golpeaba a su esposa, Jennifer Vieria, e incluso a su propia madre. Pero, esas denuncias eran retiradas al poco tiempo, por las propias víctimas que indicaban que todo era producto de “pequeños malos entendidos”.
El 17 de abril de 2010, Valero estaba junto al cuerpo de Jennifer Carolina de Valero. La víctima presentaba tres heridas de arma blanca. “El Inca” confesó a los pocos minutos, que la había asesinado. A los tres días de la tragedia, el boxeador apareció ahorcado en su celda.
La historia más actual (2014) que ocupó todos los medios de comunicación venezolanos, fue la de la modelo Ángela Medina, quien apareció estrangulada en la vía Barquisimeto-Yaritagua. Una discusión amorosa fue lo que llevó a su novio a terminar con su vida. El cuerpo de la joven presentaba signos de tortura.

NINGÚN RINCÓN SE ESCAPA DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER


En el pasado año, despertó conmoción en los medios internacionales,

la muerte de Miss Honduras Mundo 2014,

María José Alvarado Muñoz, y su hermana Sofía Trinidad. Aunque la Miss no fue asesinada por su pareja, fue el novio de su hermana quien decidió acabar con la vida de las dos mujeres, y así mostrar la cruda realidad del feminicidio.
Los medios de comunicación hacían seguimiento de la desaparición de Miss Honduras, y el impacto en ese país y del mundo entero, llegó al descubrirse que María José murió junto a su hermana Sofía, en un crimen donde los celos de pareja desencadenaron un doble feminicidio.
En Argentina, el asesinato de Wanda Taddei, quien fue quemada en vida por su marido, famoso baterista de una banda de rock nacional, ocupó por varios días a los medios de ese país. También el hecho impactó porque en el primer semestre de 2011, se encontraron 16 casos similares: mujeres cuyos maridos o parejas les prendieron o intentaron prenderles fuego.
Bolivia registró la noticia de un hombre que asesinó a su esposa y a su odontólogo con un arma de fuego, tras enterarse que su pareja mantenía una relación sentimental con este hombre.
En Ecuador, la prensa cubrió el terrible acto de un padrastro que intentó violar a su hija de siete años, y al no lograrlo, la apuñaló 17 veces. La menor acabó en el hospital con heridas muy graves.