¿ A DÓNDE TE DIRIGES DAÑANDO A LOS DEMÁS?

EL PERFIL DEL FEMINICIDA

Quien comete feminicidio posee ciertos rasgos que permiten identificarle. El experto del Inmujeres comparte algunos de ellos desde el punto de vista de los derechos humanos y aclara que cada uno de los puntos mencionados no funcionan de la misma forma aisladamente sino cuando se presentan de manera conjunta.

- Personas violentas y celosas.

Se trata de una violencia incontrolable. Aquellos que responden con excesiva violencia ante cualquier situación que ponga en riesgo su instinto de "superioridad", son propensos a cometer este delito.

- Consumo de drogas.

Muchos de los ataques que se han hecho contra mujeres se han perpetrado bajo el influjo de una droga o el alcohol.

- Complacencia social con la violencia.

Quienes crecieron en un contexto social en donde la violencia contra las mujeres se celebra y se incentiva tienen comportamientos que pueden derivar en violencia feminicida.

- Impunidad.

Quienes han tocado a una mujer indebidamente, sin consecuencias jurídicas por su actuar, van incrementando su nivel de agresión y puede llegar a cometer un feminicidio.

- Misoginia.

Aquellos que muestran un odio irracional hacia las mujeres son propensos ejercer violencia extrema.

- Machismo exacerbado.

Las personas que consideran a la mujer como un ser inferior podrían ser potenciales feminicidas.

- Cultura patriarcal.

Quienes viven en un entorno en el que constantemente se minimizar los derechos de las mujeres sólo por cuestiones de género constituyen un foco rojo.
Es fundamental que cualquier manifestación de violencia contra las mujeres sea denunciada con la finalidad de sentar un precedente legal y prevenir futuras agresiones.

ayuda espiritual

ayuda humana

¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes.
Isaías 49:15-16

Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará.
Proverbios 22:6

Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.
Éxodo 20:12

Les suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos vivan en armonía y que no haya divisiones entre ustedes, sino que se mantengan unidos en un mismo pensar y en un mismo propósito.
1 Corintios 1:10
La fundación "Estás Vivo" de la empresa de
comunicaciones Viva, habilitó

la línea gratuita 800140348 para todo el país

con el fin de atender denuncias de violencia
familiar a través de la Fuerza Especial de
Lucha Contra la Violencia (Felcv).
"Este proyecto fue coordinado entre la fundación Estas Vivo de Viva y la Felcv de manera inmediata, considerando el alto índice de feminicidos y denuncias de violencia contra las mujeres en las últimas semanas y la falta de recursos de atención de las mismas", señala un comunicado de prensa de la fundación.
La línea gratuita que en sus últimos tres dígitos termina con el mismo numeral de la Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia 348, estará disponible en las ciudades de La Paz, El Alto, Oruro, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Beni, Pando.

Efesios 5

Andad como hijos de luz 5  Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. 5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. 7 No seáis, pues, partícipes con ellos. 8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz 9 (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), 10 comprobando lo que es agradable al Señor. 11 Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas; 12 porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto. 13 Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. 14 Por lo cual dice:     Despiértate, tú que duermes,     Y levántate de los muertos,     Y te alumbrará Cristo. 15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. 18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Someteos los unos a los otros 21 Someteos unos a otros en el temor de Dios. 22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,

30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. 32 Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. 33 Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.