Corta tus problemas, no tus muñecas.
crea sonrisas, no cicatrices,
puedes ganar esta batalla,
no estas solo.
¡Fuerza!

Nos cuenta su propia historia quien practicaba el cutting:

Bueno, mi historia de cutting empieza a los 12 años, yo faltaba mucho a la escuela porque me enfermaba mucho, antes de empezar a faltar otra vez mi maestra nos había dado un trabajo, lo entregue, después de ese dia empecé a faltar, porque estaba enferma. Pasaron los días y volví, desde que tenia 9 años me sentaba con mi prima, ella venia al mismo salón que yo, yo tenia amigas, pero mi prima era muy molesta y solitaria y siempre encontraba una manera de alejarlas de mi, digamos que yo no era una chica con carácter, alguien tenia que defenderme pero bueno, ellas se cansaron y me dejaron con mi prima, nunca me volvieron a hablar. Volví a la escuela, me senté con mi prima como siempre, mi maestra me devolvió el Trabajo, tenia un 10, lo guarde en mi mochila y me fui al baño, volví todo parecía normal, casi todos burlándose de mi por mi forma de ser y de vestir, el día paso normal, volví a mi casa y mi hermano de ese entonces con 17 años, fue a buscar algo en mi mochila y me llamo, parecía enojado y encontró mi trabajo preguntando que era, me voy acercando y veo que esta escrito con la letra de mi prima y encima firmada por ella, decía que era una inútil de mierda, que no merecía estar viva, que yo era una perdida de tiempo para los demás y que si me moría nada cambiaria, me sentí tan mal que no quería volver a la escuela, con las burlas de los demás era suficiente. Mis papas me dijeron que la perdonara, mi hermano quería matarla, el dice que soy lo mas importante que tiene en la vida, fui al colegio, me encontré con ella y ni siquiera me pidió disculpas, solamente me amenazo con decirles a mis papas que yo le había pegado, cosa que nunca paso, (aunque hubiera tenido ganas de hacerlo) yo me calle, ella era igual a mi físicamente, pero diferente de gustos. Un día ella me dijo algo que no me esperaba, me dijo "Lu...Tu papa solamente se queda en tu casa por vos y por tu hermano, el tiene otra novia, perdon pero alguien te lo tenia que decir, a demás ¿no es bueno?, si tus papas se separan vas a tener mas cosas!!!!!!!" Eso me hizo sentir peor de lo que ya me sentía, el día paso, llegue a mi casa me encerré en el baño, y empecé a sacarle la cuchilla a la afeitadora de mi hermano, y ese fue mi primer corte, si que dolió, pero después cada corte que hacia me daba un alivio que me gustaba. Aprendí a sacarle la cuchilla al sacapuntas y me cortaba en el baño de la escuela, todos los insultos que escuchaba eran como música para mis oídos, me daban motivos para cortarme. Paso el año2012, en 2013 me encontré con mi mejor amigo Sebastián, (Q.D.E.P) el era mi unico mejor amigo desde que tenia 7 años, después perdimos contacto, y volvimos a vernos en 2013, el no había cambiado, el tenia los mismos problema que yo, desde ese día no nos separamos, pero 2 meses después trate de suicidarme. Tomando unas pastillas que eran de mi mamá, lo único que me acuerdo es que ya ni siquiera me podía mantener de pie, y de un momento a otro, escucho la voz de mi hermano diciendo, "Por favor no vayas, te quiero y y sin vos no tengo porque seguir", estábamos los dos solos en mi casa ese día, me acuerdo de que sentí que alguien me levantaba, y salía corriendo, después cerré un poco mas los ojos y me acuerdo de despertarme en la clínica que estaba a la vuelta de mi casa, pero sentí como si hubiera pasado mucho tiempo, vida a mi hermano y a una enfermera, me explico que me habían hecho un lavado de estomago y no se que otras cosas, mi hermano estaba enojado, me dijo en que pensaba cuando hice eso y muchas cosas mas, todo eso es un secreto que los dos guardamos, hasta ahora ninguno dijo nada. 2014 todo seguía igual me seguía cortando, Sebas quería sacarme de eso, y nos prometimos ayudarnos, 16 días después de mi cumpleaños le conté todo a mi hermano, que me quería morir, que ya no quería estar acá, le mostré mis muñecas y se le pusieron los ojos rojos y aguados, pero no dijo nada solamente me abrazo, hablamos un rato de porque lo hacia y esas cosas, después yo me fui y el llamo a mi mamá y le contó que me cortaba, prometieron buscarme ayuda.

¡¡Digamos no al cutting!!

La experiencia del cutting puede ser algo amargo. Pero la puedes convertir en algo que te fortalezca si lo elijes así.-

Celeste PerezLa Paz-Bolivia | celeste.p@hotmail.com